2018, seguimos limpiando memorias…

Parece increíble amigos que desde el “año pasado” no hayamos charlado…Os aseguro que  el tiempo voló…desde el mes de mayo’17 no había abierto el blog – y eso es pésimo, ruego lo podáis comprender- pero en cambio la práctica de Ho’oponopono ha sido más constante y permanente que nunca. He practicado con todas, absolutamente todas las palabras gatillo y he podido comprobar una por una su eficacia. Gotas de rocío y Fuente Perfecta han sido mis palabras habituales, las que me han recompuesto cotidianamente. Y a pesar de lo que vivía, pude dar las GRACIAS. Os cuento,

De forma repentina, el 9 de junio, fallecía mi padre. La sorpresa y la tristeza se expresaron en mi. Y el dolor. Y hasta el desconcierto. Y más dolor aún. Y parecía que no podía confiar…porque todo dolía demasiado.

images-4

Y desde entonces Ho’oponopono me ha llevado de la mano más que nunca y os puedo asegurar que he tenido la oportunidad de comprobar una vez más su eficacia. Ho’oponopono sostiene y acompaña en el dolor. Ho’oponopono permite comprender y asumir la tristeza. Ho’oponopono te reconecta contigo y te permite sonreír. Ho’oponopono te acompaña en el siguiente paso. Ho’oponopono te ayuda a descubrir quien eres y reequilibrarte; y sobretodo te permite estar en tu propia piel para que no camufles lo que sientes y puedas afrontar la vida tal como es. Porque la muerte es parte de la vida. Y sin duda puedes seguir limpiando esas memorias compartidas que han generado tu vida tal como es. y cuanto más practicas más liberas y mejor te sientes. Y casi sin darte cuenta transformas el sufrimiento en dolor y lo puedes asumir, paso a paso.

Sigo profundamente enamorada de esta herramienta terapéutica porque me lleva a estar implicada en mi misma – porque lo que yo no haga por mí no lo puede hacer nadie- y me ayuda a reconocer cuál es el camino. Y me permito decir GRACIAS a todo, a eso que duele también, ya que en eso también hay aprendizaje. Y aprendo que es bueno reconocer el cerebro en el corazón y así pueder aceptar cada acontecimiento de mi vida y decirme “ACEPTO, TODO es perfecto”.  Y me permito SOLTAR. Siempre hay algo que debo soltar para dejar de sufrir. Y al soltar dejo espacio para el amor. Y así reconozco que Ho’oponopono también es PAZ. La muerte, digna y serena, sólo ofrece agradecimiento desde el alma. Os aseguro que la práctica de Ho’oponopono me permite sonreír y agradecer la vida compartida con mi padre.

GRACIAS GRACIAS GRACIAS

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s