BOAB: Para situarme en mi sistema familiar.

Como todos sabéis nuestro blog siempre “habla de flores”, de ese maravilloso recurso terapéutico que tenemos en forma de esencias florales, que nos permiten reconectarnos con la naturaleza, con lo auténtico. Y hoy lo vamos a vincular a nuestro origen, a nuestra familia y a todo lo que recibimos de ella. Por lo tanto nuestra propuesta floral de hoy –BOAB del sistema ABFE Australia_ va de la mano, como la mayoría de las veces, de nuestras vivencias familiares.

De hecho, esta mañana al leer la frase de Murray Bowen “Los síntomas son resultantes de conflictos no resueltos con la familia de origen y son transmitidos a través de las generaciones.” he creído oportuno hablar de BOAB.

BOAB nos permite trabajar nuestra familia de origen, todo aquello que viene dado, definido y establecido. De forma consciente uno asume lo que ya está pautado por el sistema, por la familia: el sistema de creencias, la forma de enfrentarnos a conflictos y retos, los valores, los recursos emocionales,… incluso los deseos. Nada de esto es bueno o malo en sí mismo, simplemente ES. Lo realmente importante es qué hago, cómo me manejo, de qué modo lo supero, lo mejoro, …en definitiva para qué me sirve eso que heredo de mi sistema, tanto lo que me da fuerza y es un privilegio recibirlo, como lo que me debilita ya que no se ha resuelto antes y lo veo como un obstáculo. Recibimos la mitad de Papá y la mitad de Mamá y yo soy fiel, leal, a eso que recibo, tanto de forma consciente como subconsciente. Lo consciente lo valoro y forma parte de mí-o bien lo transformo si lo creo oportuno- pero es evidente que lo tengo claro. Lo subconsciente está y generalmente ni me doy cuenta de su presencia, no puedo asumirlo y obviamente me cuesta transformarlo. Sobre ello podemos trabajar con la esencia BOAB del Sistema Floral Bush Australia. La esencia otorga sentido de pertenencia, respeto por lo que viene definido – heredado, capacidad para poder modificar y transformar los patrones negativos, y liberarse de sentencias sistémicas (“en la familia todos hemos sido diabéticos”; “tu abuela, tu madre, tus tías…han tenido cáncer”; “tu abuelo, tu padre, tu hermano….todos son abogados…” y un interminable etcétera.) Podemos decir que cuando tomamos la esencia floral BOAB, le damos valor a lo heredado que nos hace fuertes y somos capaces de enfrentarnos a lo que se vive de forma negativa. Se afronta, se mira, se asume y se transforma. El resultado es que eso negativo que he decidido “mirar” dentro de mi sistema familiar, lo convierto también en un valor y una fuerza.

Todos los que trabajan desde la mirada sistémica- Constelaciones Familiares, Pedagogía Sistémica, Facilitadores Grupales, Terapia Gestalt- contamos con una gran herramienta de equilibrio que va a permitir profundos procesos de transformación y valoración del sistema familiar de cada persona. Este trabajo resulta imprescindible -en algún momento de la vida “toca” realizarlo- y qué mejor que hacerlo acompañados por una esencia floral que permitirá mantener la  mirada en lo auténtico y valioso, y sobretodo no confundirnos.

Siempre creo oportuno recordar a Edward Bach, el padre de la terapéutica floral, quien parte de la premisa que “las enfermedades se generan muy pronto en la vida…pasemos a considerar la auténtica relación entre padre e hijos…” Para ello cuentas con BOAB. 

Aquí tienes la maravillosa foto de la flor.

boablg[1]